Agora Speakers International | Cronometrador
Loading...
 

Main Menu

Cronometrador

El cronometrador, como su nombre indica, mide el tiempo de todos los participantes, y proporciona un informe al final.

En los clubes de Ágora se utiliza un sistema de tres señales —verde, amarillo, rojo— para indicar ciertos límites de tiempo a los participantes. Estas señales de temporización son la única indicación del tiempo que se da a los participantes. Es muy importante que los mismos no vean el tiempo exacto que han estado hablando o los minutos y segundos que les quedan. Esto se hace para entrenar a los oradores en desarrollar un «sentido del tiempo» interno, ya que en la mayoría de las situaciones reales de comunicación en público no hay indicación del tiempo tampoco, y ni siquiera se muestran señales de ninguna clase.

 

Traffic Light Sheets Timer
Señalizando el tiempo con un semáforo Señalizando con cartulinas de colores Señalizando con … ¡cualquier cosa!


Las señales de temporización se indican en cada proyecto y habitualmente también deberían figurar en la propia agenda, de forma que no sea necesario andar buscando esta información. Este es un ejemplo extraído de una reunión real:

Agenda Timing Es

 

(Por supuesto, el formato de la agenda puede variar de club en club)

En el ejemplo de arriba, los tiempos para la introducción general (General Introduction) son 3:00, 4:00 y 5:00, lo que significa que el cronometrador debe mostrar la señal verde cuando hayan pasado 3 minutos desde el principio del discurso, la señal amarilla a los 4 minutos y la señal roja a los 5 minutos.

La temporización debe comenzar tan pronto como el ponente comience a hablar o haga cualquier gesto significativo que se pueda considerar parte del discurso. Esto significa que no se debe cronometrar el tiempo mientras el ponente se está acercando al escenario o saludando al moderador, o mientras está esperando que el moderador se retire y que los aplausos cesen.

Para los discursos improvisados, tampoco hay que comenzar a cronometrar inmediatamente después de que se haya hecho la pregunta, dado que los intervinientes tienen la posibilidad de utilizar un tiempo corto para pensar una respuesta. De nuevo, la temporización debe comenzar cuando el ponente comience a hablar o haga cualquier gesto significativo que pueda considerarse parte de la respuesta.

Una vez que una señal se muestra, debe permanecer visible. Esto significa que en caso de que se estén utilizando luces, la luz permanece encendida hasta que es sustituida por la siguiente, por ejemplo, hay que apagar la señal verde después de haber encendido la amarilla, o hasta el final del discurso. Para cartulinas de colores, hay que colocar la cartulina en un sitio donde pueda ser claramente visible por el ponente y asegurarse de que  permanece visible todo el tiempo.

Un cronometrador alzando la señal verde.  Gorzow Speakers. Polonia
Un cronometrador alzando la señal verde. Gorzow Speakers. Polonia

Cada club tiene una política diferente sobre cómo gestionar los discursos que exceden el tiempo asignado. La regla básica es que se permiten un máximo de 30 segundos de gracia después de la señal roja, con independencia de la duración del discurso. Lo que ocurra luego depende del club. Algunos clubes penalizan económicamente, mientras que otros indican al cronometrador que comience a aplaudir (aplauso al que se une el resto del club), para indicar al ponente que su tiempo ha terminado sin prórroga posible.

Habitualmente al principio de la reunión el moderador te pedirá que expliques tu rol. Es importante explicar no sólo qué y cómo estarás cronometrando y cómo funcionan las señales, sino también por qué la temporización es importante.

Por ejemplo, se podría explicar el rol de la siguiente forma (con algo de humor):

 

«Gracias, Sr. Moderador. Hoy estaré a cargo de seguir e informaros de vuestro uso del tiempo. En el ajetreado mundo actual, el tiempo que la gente es capaz de prestar atención a algo es bastante reducido. Hay que ser capaz de transmitir el mensaje con rapidez, precisión y sin distracciones, de lo contrario la gente automáticamente desconectará sus cerebros y se pondrá a pensar en lo que hay para cenar.

Como podéis ver en la agenda, cada discurso tiene un tiempo máximo y mínimo. Cuando se alcance el tiempo mínimo, levantaré la señal verde, lo que significa que habéis cruzado la zona de seguridad. Un minuto más tarde, levantaré la señal amarilla, lo que os indicará que es hora de ir concluyendo el discurso. Finalmente, cuando superéis el tiempo máximo, levantaré la señal roja, lo cual significa que básicamente estamos hartos de escucharos y que por favor terminéis ya de una vez. Si no acabáis en 30 segundos después de la señal roja, comenzaré a aplaudir (y espero que todos los miembros me acompañen), tras lo cual deberéis abandonar el escenario»

Al señalizar el tiempo, es importante hacerlo sin distraer al orador y sobre todo sin distraer al público. Preferentemente, las señales de temporización deberían estar visibles únicamente para el orador y para nadie más. Especialmente hay que evitar estar haciendo gestos para llamar la atención al ponente para que mire al cronometrador. Es responsabilidad de cada ponente estar pendiente del cronometrador para saber cómo anda de tiempo.

En una reunión puede haber muchos segmentos diferentes, cada uno con su propia temporización, de forma que en general es recomendable disponer de una plantilla (o bien la propia agenda de la reunión), en la que toda la información temporal está apuntada, en la que únicamente es necesario apuntar los tiempos reales.

Este es un ejemplo de una reunión real:

 

Plantilla Cronometrador

El moderador puede pedirte que cronometres otras partes de la reunión, tales como descansos, pausas para evaluar, etc. En este caso, no hay señales, únicamente indícale al moderador que el tiempo que solicitó ha transcurrido.

Al final de la reunión el moderador te pedirá que proporciones un informe sobre los tiempos. Habitualmente todas las personas que hablaron están interesadas en conocer su temporización, de forma que no digas únicamente «Todos cumplieron con los tiempos establecidos. ¡Enhorabuena!» y te sientes. En lugar de eso, intenta informar del tiempo que habló cada persona, incluyendo a los oradores de los discursos improvisados. También intenta que el informe no suene tan aburrido como la lectura de una guía telefónica.

Un posible informe de tiempos podría tener la siguiente forma:

«Hoy la temporización fue genial. Únicamente hay un gran abusón.

Carlos, nuestro Gramático, utilizó 1 minuto 20 segundos para la explicación de su rol, y 2 minutos 3 segundos para su informe. ¡Bien hecho, Carlos!. Pedro utilizó 3 minutos 30 segundos para el Libro del Día, y estuvo a un milisegundo de ser expulsado del escenario, ya que el tiempo máximo permitido es de 3 minutos (…continuar así para cada uno de los participantes)»

Contributors to this page: sanbec and agora .
Page last modified on Sunday March 19, 2017 16:29:38 CET by sanbec.