Loading...
 

Evaluador de Escucha

Uno de los principales problemas de la comunicación interpersonal es que las personas realmente no se escuchan los unos a los otros. Muchas veces uno pasa más tiempo pensando en lo que va a decir cuando le llegue el turno a hablar que concentrándose en escuchar activamente y comprender lo que la otra persona está diciendo.

Sin embargo, precisamente la escucha es una habilidad crítica en la sociedad actual, y sería muy difícil para un líder convencer a nadie para actuar si la gente percibe que el líder no les escucha y que sus inquietudes no tienen respuesta.

El Evaluador de Escucha es un rol especial que pretende corregir esta carencia y concienciar a miembros de la necesidad de una escucha activa. Es un rol que no todos los clubes tienen, y tampoco se encuentra entre los roles mínimos requeridos en una reunión.  Para cumplir su cometido, el Evaluador de Escucha apunta, según fluye la reunión, una serie de preguntas sobre lo que se ha dicho y por quién. Las preguntas deben ser de naturaleza general y no excesivamente específicas o centradas en el detalle. La idea es que la gente escuche… ¡no que tome apuntes de los discursos!. Por ejemplo, una pregunta razonable podría ser:

«En el discurso de Pedro, ¿cuál fue la persona que más influyó en su vida?»  o

«¿Qué pensaba Ana sobre el papel de la tecnología en la actual crisis económica?»

 

Preguntas no apropiadas serían todas aquellas que pretenden que el oyente recuerde hechos con excesivo nivel de detalle, o nombres de personas, o cifras o fechas. Por ejemplo:

«¿Qué día nació Pedro?»  o

«Según el discurso de Ana, ¿cuántos empleos se han perdido debido a la práctica del outsourcing?»

«¿De qué ciudad es nuestro invitado?»

 

En general, las preguntas deberían poder contestarse con una o dos frases. Las preguntas pueden ser sobre cualquier elemento significativo que haya sido dicho por cualquiera de los participantes  y que sea llamativo, ya sea el Moderador, cualquiera de los ponentes de discursos preparados, sus evaluadores, o incluso las víctimas del coordinador de Discursos Improvisados.

Como con la mayoría de los roles, habitualmente al principio de la reunión el Moderador te llamará al escenario para explicar el rol. Hay que explicar no sólo en qué consiste el Evaluador de Escucha, sino también por qué es importante. Para tranquilizar a la gente de que esto no es ningún «examen», es conveniente indicar que no deberían estar tomando ninguna clase de notas ni memorizando nada, ya que en la vida real, cuando uno está en una fiesta conociendo a alguien, o en una conferencia hablando con su vecino de asiento, o está hablando informalmente con su jefe, no está tomando notas (salvo que estemos en Corea del Norte).

Una posible introducción del rol sería:

«Gracias Sr. Moderador. Si queréis ser líderes e influenciar a las personas, es extremadamente importante escuchar y entender lo que les preocupa y motiva, y dar respuesta a esas preocupaciones. Esto no es tan difícil como parece, porque muchas personas os dirán de forma bastante directa qué les preocupa. El problema que casi todos tenemos, es que realmente no estamos prestando atención cuando nos hablan, simplemente estamos pensando en qué decir cuando nos toque. Por ello, como Evaluador de Escucha, mi rol será haceros al final de la reunión una serie de preguntas sobre lo que se ha dicho. Las preguntas serán genéricas, así que tranquilos, esto no es un examen ni es necesario andar tomando notas».

Intenta apuntar al menos 5-6 preguntas en total para diferentes personas:

Habitualmente, si una persona tiene previsto realizar un discurso preparado, no es apropiado preguntarle por nada que se dijera antes de su discurso. Estas personas suelen estar muy nerviosas y completamente centradas en el discurso que van a presentar, y esto hay que entenderlo y respetarlo. Sin embargo, una vez que su discurso ha finalizado, ese nerviosismo desaparece y está más que justificado preguntarles sobre lo dicho después de su intervención .

Como en el caso de los Discursos Improvisados, pregunta con tu VPE o Moderador si es apropiado preguntar a los invitados o solicitar voluntarios. De la misma forma en que se sugirió para ese rol, si se quiere solicitar voluntarios, esto debe hacerse antes de hacer las preguntas.

Para esta parte, dado que las respuestas deberían ser cortas (una o dos frases) y no tienen la estructura de un discurso, no es necesario que las personas acudan al escenario para responder, o que sigan todo el protocolo de aplausos, estrechar la mano al que los presenta, etc... Simplemente escoge a tu víctima y realiza la pregunta. Si la persona no contesta en un tiempo prudencial (5-10 segundos), pregunta al resto del público de una forma amable y sin juzgar al que acaba de fallar. Por ejemplo:

«Paco, en el discurso de Pedro, ¿cuál fue la persona que más influyó en su vida?

(esperar)

¿No te acuerdas? Veamos... ¿Alguien del público se acuerda? Ayudad a Paco… ¿Quién fue la persona que más influyó en la vida de Pedro?»

Si absolutamente nadie recuerda, entonces tal vez la pregunta fue demasiado específica o trata sobre algún detalle o algo que no fue realmente memorable. Sea como fuese, si nadie contesta debes proporcionar la respuesta. Otra técnica sería también, en lugar de dar la respuesta, pedirle al que dio el discurso original (Pedro, en este caso), que la proporcione.


Contributors to this page: sanbec and agora .
Page last modified on Thursday May 25, 2017 17:20:55 CEST by sanbec.