Loading...
 

Hablando de las cosas que te gustan

 

 
Objetivos de Aprendizaje
  • Colocarte delante de un público y hablar de forma relajada de algo familiar.
  • Acostumbrarte a medir el tiempo de tus discursos.
  • Ser consciente de la diferencia de temporización que existe entre cuando practicas un discurso o cuando hablas en privado y cuando lo expones en público.
  • Comenzar a encontrar tu propio estilo de comunicación
Requisitos previos
  • Ninguno
Reconocimiento
  • Cualquier proyecto de cualquier organización de oratoria se reconoce.
Elementos
Microphone
Micrófono:
Puede usarse
Notes
Notas:
Pueden usarse
Presentation Software
Soft. Presentaciones:
No puede usarse
Lectern
Atril:
Puede usarse
Temporización
Parte 1 - Discurso
Light Green 2 min
Light Yellow 3 min
Light Red 4 min
 

Resumen del Proyecto

Realiza una corta exposición sobre cualquier tema que te guste, utilizando un estilo conversacional. La presentación debería dejar claro al público el tema del que estás hablando, la opinión que tienes sobre él y por qué.

 

Descripción del Proyecto

Hablar a Amigos

Los mejores oradores consiguen una conexión especial con su público. Cada miembro del mismo siente como si el discurso estuviese dirigido únicamente a él, sintiéndose especial, como si se formase parte de un pequeño grupo de amigos al cual se dirige el orador, a pesar de que realmente el público puede estar compuesto por miles de personas.

 

Muchos de nosotros estamos habituados a esta clase de comunicación —es el tipo de comunicación que utilizamos cuando estamos entre amigos— cercano, cálido, familiar. Les miramos a los ojos, sonreímos, hacemos gestos, a veces incluso representamos los eventos como si fuésemos actores. Estamos, en definitiva, relajados y cómodos.

 

Pero algo cambia cuando hablamos delante de un público numeroso. Estamos tentados de hacer las cosas de forma diferente; queremos parecer más creíbles, más importantes, tenemos esta idea de «Oh Dios Mío, todos me están mirando, más vale que diga algo que realmente les impresione». A veces necesitamos llenar una imagen mental que nos hemos creado acerca de cómo debería ser y comportarse un orador, y muchas veces esta imagen mental utiliza el modelo equivocado: Equivocado tanto debido al tipo de orador (tal vez nuestro modelo es un famoso político, o personaje público) como también debido a los numerosos prejuicios respecto a cómo debería ser la oratoria («Tengo que insertar algo divertido en algún lado», «Tengo que sonar digno de estar sobre el escenario»...)

 

Todo esto resulta en un bucle de realimentación negativo: Tratamos de ajustarnos a esa imagen mental, tratamos de usar palabras complicadas para aparentar conocimiento, usamos frases largas y retorcidas, usamos tópicos, usamos bromas (o, peor aún, chistes) en los momentos menos apropiados, y como resultado de todo esto, el público se confunde, se distrae, y la atención desaparece. Esto evidentemente es inmediatamente captado por el orador (es difícil no «captar» cómo la gente comienza a juguetear con sus móviles), que a su vez se pone más nervioso e intenta con más esfuerzo todavía adaptarse a ese modelo, y así sucesivamente.

 

En lugar de todo lo anterior, la mentalidad con la que se debe afrontar la comunicación en público es:

Estoy hablando a amigos

Cómo prepararse

Incluso un discurso corto de la naturaleza de este proyecto requiere algo de preparación Aunque 2 a 4 minutos no son nada en un círculo de amigos, pueden ser una eternidad sobre el escenario, especialmente cuando tú eres el único que está hablando y nadie te va a interrumpir.

En el discurso, recuerda que únicamente estás expresando tu opinión. Incluso si estuvieses escribiendo una crítica literaria para el New York Times, seguiría siendo tu opinión. No necesitas demostrar nada, pero sí necesitas explicarlo.

Antes del discurso, debes tener una idea clara del tema sobre el que vas a hablar. Incluso si conoces el tema desde siempre (como por ejemplo un libro muy querido), nunca asumas que el público también lo conoce. Dedica al menos varias frases a describir el tema y el contexto. Por ejemplo, si es un libro, proporciona un muy breve resumen de la historia.

A continuación, prepara al menos 4-5 razones por las que te gusta. De esas 4 o 5 razones, probablemente usarás únicamente 2 o 3. Para el resto, o bien no tendrás tiempo, o bien inevitablemente se te olvidarán. Ambas cosas son perfectamente normales y les pasan a los mejores oradores. Ordena las razones de forma descendente, de la más importante a la menos importante.

Puedes utilizar notas si quieres, pero en ese caso, no escribas todo el discurso (y mucho menos lo leas). Simplemente escribe un esquema de lo que quieres decir y piensa en cómo podrías expandir este esquema con palabras no memorizadas.

Tienes que estar mentalmente preparado para una situación en la que un orador anterior habla exactamente sobre el mismo tema que tú, utilizando los mismos argumentos que tú. No te agobies y no intentes modificar tu plan. En lugar de ello, simplemente adáptate haciendo una referencia al ponente anterior y reforzando sus argumentos. Por ejemplo, si tu intención era hablar de la película Interstellar y Sara hizo lo mismo antes que tú, podrías hacer lo siguiente:

«Parece que hoy en día todos hablan de Interstellar. Es realmente una película impactante y, exactamente igual que Sara, ahora mismo es mi favorita»  (tras lo cual puedes proceder de la forma prevista)

La misma técnica se aplica cuando se trata de los argumentos o razones. Incluso si Sara utilizó los mismos argumentos,  es prácticamente imposible que usase exactamente las mismas palabras o líneas de pensamiento. De nuevo, simplemente reconoce, refuerza y continúa:

«Tal y como Sara señaló, los dilemas morales que el astronauta debe afrontar son enormes. ¿Estamos todos conectados? ¿Deberíamos confiar en nuestros corazones o en nuestros cerebros cuando hablamos del futuro de la raza humana?»

¿De qué hablar?

 

He aquí algunas sugerencias de temas de los que puedes hablar:

  • Una película favorita o reciente.
  • Un libro.
  • Un concierto o canción.
  • Una serie de TV o un episodio concreto de esa serie.
  • Un elemento de ropa o un mueble interesante.
  • Un lugar que te gusta mucho en la ciudad.
  • Una bebida o comida que te apasiona.
  • Un sitio web.
  • Un actor o actriz.
  • Una persona a la que admiras. No tiene por qué ser famosa, puede ser alguien de tu entorno.
  • Un sitio memorable de un viaje reciente.
  • Una cita, refrán o proverbio que te guste mucho.
  • Un evento que te impactó.

Cómo presentar este discurso

Recuerda que la mentalidad con la que debes afrontar este discurso es la de «estoy hablando con amigos». ¿Qué significa?

  • Usa tu estilo normal de comunicación. No lo intentes hacer más complicado o florido por ser un discurso delante de un público.
  • Usa lenguaje coloquial.
  • Usa frases cortas y construcciones sencillas.
  • Intenta mantener el contacto visual con una persona cada vez.

Al principio, no hagas «discursos sobre el discurso», tales como «Hoy voy a hablaros de .,.» o «Quiero concluir diciendo que...» En lugar de ello, simplemente comienza con lo que sea y termina con lo que tuvieses previsto.

  • Para la primera parte del discurso (tal vez un párrafo) presenta el tema del que vas a hablar y una breve introducción o explicación sobre el mismo para la gente que lo desconoce.
  • En el cuerpo del discurso, habla sobre los puntos que escribiste antes: Qué te gustó y por qué.
  • Algunas posibles formas de concluir este discurso podrían ser un resumen de los puntos principales, una recomendación para que el público también se una a la experiencia (si se trató de un libro, película, lugar, etc.) o que reflexionen sobre ello ( si se trató de una cita o de un evento).

Hojas de evaluación

En este proyecto, el objetivo principal es hacer que el orador se sienta cómodo delante del público. Los aspectos técnicos de la ponencia tales como lenguaje no verbal, postura, gramática, proyección de la voz, etc., no deberían ser evaluadas.

 

Sugerencias

  • El público no sabe si te equivocaste en un determinado punto o no, salvo que se lo digas. De forma que si te equivocas en algo, simplemente continúa.
  • Salvo que se trate de un error absolutamente evidente y además sea tu culpa, no hay necesidad de disculparte ni de llamar la atención sobre ello.
  • Cuando hables de libros, películas, etc... ¡no desveles los finales ni los giros del guión!
  • Asume que no todo el mundo compartirá tu opinión ni tus preferencias. No te alteres si durante el discurso (especialmente al principio), ves que alguien hace gestos negativos o de desacuerdo. No caigas en la tentación de enfocar tu atención en esa persona, o de intentar «convencerle» o demostrar que no tiene razón. Cíñete a tu plan.

Recursos externos

  • ...

Nota: Usar siempre la wiki oficial de Agora Speakers International para las últimas versiones de todos los proyectos..


Contributors to this page: sanbec , pagarest and agora .
Page last modified on Tuesday November 6, 2018 14:39:40 CET by sanbec.